Logo carpetasfcb.com
Logo carpetasfcb.com
Logo Twitter Carpetas FCB
Logo Instagram carpetas FCB
Erik celebrando el 1-0

Un equipo poco sólido y un mal arbitraje alejan al Barça de fútbol sala de la final

Los de Velasco perdieron el primer partido de las semifinales frente al Cartagena, con una última acción muy polémica.

El lunes, el Barça se enfrentó al Cartagena en la semifinal de playoff de la Liga Nacional de Fútbol Sala. A pesar de dominar inicialmente y adelantarse con un gol de Puigvert, el Cartagena igualó y luego remontó en la segunda mitad con goles de Motta y un autogol de Puigvert. Un polémico penalti no señalado al final del partido dejó el marcador 2-3 a favor del Cartagena.

Mucho ruido y pocas nueces, en una primera mitad donde el Barça fue muy superior

El conjunto dirigido por Velasco comenzó presionando desde el primer minuto, con varias llegadas peligrosas de Matheus, quien estuvo a punto de inaugurar el marcador.

En el minuto 6, Puigvert tuvo una clara oportunidad de gol, rematando un pase de Pito, pero el portero Chemi realizó una espectacular intervención. Sin embargo, en el minuto 13, un potente disparo de Puigvert desde tres cuartos de cancha venció al portero rival, adelantando al Barça merecidamente.

Pito celebrando su gol
Pito celebrando su gol | @fcbfutsal

El Barça parecía controlar el partido con el gol de Erik. Pero el Cartagena igualó el marcador en su primera llegada gracias a un buen remate de Tomaz, aprovechando un descuido defensivo. Este gol revitalizó al equipo visitante, que pasó de no generar peligro a asediar la portería culé hasta el final de la primera mitad.

El equipo de Velasco no llega a tiempo para la remontada

La segunda parte comenzó igual de intensa. El equipo de Duda estuvo cerca de adelantarse con un disparo desde su propio campo que se estrelló en el travesaño. Sin embargo, el Barça reaccionó rápidamente y Pito anotó un golazo que volvió a poner al equipo catalán por delante en el marcador.

El Cartagena no se rindió y en menos de cinco minutos igualó el partido con una brillante jugada individual de Motta. Seguido de un desafortunado autogol de Puigvert que puso el 2-3 en favor del equipo visitante. Con solo cinco minutos por jugar, el Barça salió al ataque con Catela como portero-jugador, generando varias oportunidades claras que fueron frustradas por los postes.

La polémica llegó en la última jugada del partido cuando el Cartagena cometió un penalti claro que el árbitro no señaló, dejando el resultado final en 2-3 a favor del Cartagena.