Logo carpetasfcb.com
Logo carpetasfcb.com
Logo Twitter Carpetas FCB
Logo Instagram carpetas FCB
Eric García, Lenglet, Dest y Julián Araujo en sus respectivas cesiones

Dos ofertas atractivas de Arabia por otro jugador del Barça

La Saudí Pro League se postula como una de las mejores opciones para que el club pueda 'deshacerse' de varios jugadores

El FC Barcelona se enfrenta a una serie de  decisiones críticas en cuanto a la plantilla. Especialmente con todos esos  jugadores que regresan de sus cesiones. Flick tendrá que gestionar que jugadores se reincorporan y a cuales se les tiene que buscar una salida.

Entre ellos,  el caso de Clément Lenglet destaca como uno de los más complejos y urgentes de resolver. El francés ha estado dos años de cesiones en la Premier League, primero al Tottenham y luego al Aston Villa. El central se encuentra de vuelta en Barcelona, con su futuro en el aire.

Desde su llegada al Barcelona en 2018, Lenglet ha tenido  una trayectoria irregular. Aunque comenzó como un defensa prometedor, su rendimiento fue decayendo. Esto llevó al club a cederlo para liberar espacio en su plantilla y masa salarial.

Las cesiones al Tottenham y al Aston Villa proporcionaron un alivio temporal. Aun así, el Barça tuvo que asumir una parte significativa de su salario. Debido a que ambos clubes ingleses no podían costearlo completamente.

Un contexto complicado

La situación financiera del Barcelona es complicada. La renovación de Lenglet en 2020, en plena crisis por la pandemia de COVID-19, incluyó una  reestructuración salarial.

Esta difirió parte de sus ingresos a años posteriores. Este acuerdo ha incrementado la carga económica actual del club, lo que hace imperativo encontrar una solución definitiva para el jugador este verano.

Interés Saudí por Lenglet

En medio de esta encrucijada,  Arabia Saudí emerge como una posible solución para Lenglet. El mercado saudí ha mostrado un interés creciente en atraer a jugadores de alto perfil de las ligas europeas.

Según el diario SPORT, dos clubes de la  liga saudí han presentado ofertas por el central francés. Aunque no se han revelado los nombres de los clubes interesados, se sabe que buscan cerrar la operación rápidamente. Lenglet, en cambio, aún aspira a seguir compitiendo al máximo nivel en Europa.

El año pasado, el Al-Nassr, equipo en el que milita Cristiano Ronaldo, ya mostró interés por Lenglet. Pero  el jugador rechazó la oferta, prefiriendo permanecer en la Premier League. Sin embargo, la falta de propuestas firmes de clubes europeos este año podría hacerle reconsiderar su postura.

Lenglet lo tiene claro

Lenglet desea continuar en Europa, convencido de que aún puede rendir al más alto nivel. Especialmente después de un desempeño positivo en el Aston Villa durante 2024.

Sin embargo, las ofertas que maneja, principalmente de equipos de la Premier League, no incluyen la asunción completa de su salario. Complicando así las negociaciones para el Barcelona.

El Sevilla, antiguo club de Lenglet antes de su paso al Barcelona, también ha mostrado interés en el jugador. No obstante, cualquier movimiento en el mercado europeo implicaría que el Barça tendría que seguir asumiendo parte de su salario. El club quiere evitar esta situación a toda costa.

La estrategia del Barça con Lenglet

El Barça, está decidido a resolver el futuro de Lenglet lo antes posible. La idea es evitar una nueva cesión y lograr un traspaso definitivo que permita liberar su elevado salario. La opción saudí es atractiva para el club, ya que podría generar un traspaso significativo y aliviar las finanzas culés.

Si no se consigue una venta, el Barça estaría dispuesto a darle la  carta de libertad. Siempre que eso suponga un ahorro en los dos años de salario que aún le restan a Lenglet. Esta medida extrema subraya la urgencia y el interés del club por cerrar este capítulo.

El futuro de Clément Lenglet en el FC Barcelona está lleno de incertidumbres. Con propuestas sobre la mesa de Arabia Saudí y un fuerte deseo del jugador de permanecer en Europa, el desenlace de esta historia aún está por verse.

Lo que está claro es que el Barça necesita resolver su situación contractual para poder centrarse en la construcción de un equipo competitivo para la próxima temporada. El verano será largo y complicado, pero tanto el club como el jugador esperan encontrar una solución beneficiosa para ambas partes.