Jue. Sep 21st, 2023

El pasado martes se anunció que finalmente Gavi había sido registrado en La Liga como jugador del primer equipo. De esta manera se oficializó ante la competición el acuerdo al que había llegado el jugador con el club hace casi un año y que le vinculaba al equipo culé hasta el 2026.

Con esto el Barça dio por inagurada su misión de blindar a la cantera como prioridad máxima en este mercado de traspasos. Sin embargo, no se puede obviar que el máximo dirigente de La Liga puso en peligro uno de los activos más importantes no solo del Barça, sino de la competición entera.

La irrupción de Gavi

El joven canterano del Barça, con tan solo 18 años, se ha vuelto un jugador indispensable en el esquema de cuatro centrocampistas de Xavi. Su papel en la presión del equipo rival hace que su ausencia se haga notar en cualquier partido. En la Roja, también se ha vuelto uno de los indiscutibles cuando a penas en 2021 estaba debutando con el primer equipo culé y se le cuestionaba a Luis Enrique su convocatoria.

Con un contrato que expiraba en 2023, la directiva blaugrana se puso manos a la obra para evitar un hipotético ‘caso Gavi’ y la fuga, a coste cero, de unos de los talentos más sobresalientes de la masía en los últimos años. El 14 de septiembre de 2023 el Barça oficializó el acuerdo con el jugador para renovar su contrato hasta el 30 de junio de 2026 con una cláusula de rescisión de 1.000 millones de euros. Después de eso quedaba un último paso: inscribir el contrato ante La Liga para darle validez en medio del caos financiero que dejo Bartomeu.

Tebas y su Guerra Fría contra el Barça

Con el adiós de Piqué y la venta de Memphis Depay, a principio de 2023 el Barça hizo el intento de inscribir a Gavi. Sin embargo, La Liga bloqueo el movimiento alegando que el club debía aumentar sus ingresos o reducir aún más su masa salarial. Ante esa situación, el Barça acudió a los tribunales donde obtuvo una medida cautelar para inscribir al jugador, argumentando que de no haberlo hecho “significaría la libertad de este lo que supondría un perjuicio muy grave e irreparable”.

La Liga cumplió e inscribió a Gavi temporalmente, pero de forma inmediata Tebas anunció que se apelaría a la cautelar, aludiendo que “existían suficientes motivos fácticos y jurídicos para que el juzgado acuerde su alzamiento”. Por supuestos retrasos en la inscripción, la justicia levantó la cautelar y con ello la inscripción se echó atrás, arrebatando con ello el dorsal 6 al canterano. Pero el caso Gavi no quedaba ahí.

Resolución del caso Gavi: un revés a La Liga

A pesar de haberse anulado la medida cautelar sobre el caso Gavi, el club apeló y el proceso judicial siguió su curso. Finalmente, la Audiencia de Barcelona terminó dando la razón al club en sentencia firme y no recurrible, ganando así en los juzgados lo que Tebas se negó a tramitar. Gavi es ahora oficialmente jugador del primer equipo, con un contrato acorde a su rol en la plantilla y con el dorsal 6, tal y como le corresponde.

Sin embargo, no se puede obviar las constantes trabas que el presidente de La Liga le ha colocado al Barça desde que Laporta asumió a la presidencia. Desde obstáculos en las inscripciones y retrasos en el plan de viabilidad, hasta declaraciones polémicas en contra del club y de Laporta, así como normas antipalancas a medio temporada que perjudicaban los ingresos del Barça; es decir, de todo en contra de uno de los equipos franquicia del campeonato.

Ahora su última intervención fue con al caso Gavi en el que aún siendo Presidente de La Liga puso en riesgo la renovación de uno de los talentos jóvenes más mediático no solo del Barça, sino de la competición entera a la que se supone debe defender. Queda por preguntarse ¿qué hubiera pasado en caso de ser un jugador sin el vínculo emocional por el Barça que tiene Gavi?  ¿hubiera salido gratis? ¿cuánto le hubiese costado al club?

“Le pone pasión a todo (Gavi). Tiene hasta un punto de inconsciencia. Cuando pasa por mi lado por el campo, se me pone la piel de gallina, por cómo compite. Es una maravilla, domina las dos piernas, tiene una personalidad brutal”.

Xavi Hernández, entrenador del FC Barcelona.