Dom. Dic 10th, 2023

Ahora que el título de Liga parece completamente encauzado, el FC Barcelona debe empezar a planificar la próxima temporada y definir la situación contractual de algunos jugadores. Actualmente, el club se encuentra en un momento en el que desea acometer varias renovaciones. A partir de allí, dos de los jugadores implicados en esta situación son Ansu Fati y Yamine Lamal.

Ansu Fati, un dilema para el club

Si bien el FC Barcelona renovó a Ansu, lo cierto es que el rendimiento del joven canterano no ha sido el esperado si tomamos como referencia su juego previo a la lesión. Fati parece tener miedo a recaer, algo comprensible ya que ha pasado por quirófano más de una vez. El problema es que no consigue quitarse esa sensación de no querer forzar más de la cuenta y esto ha provocado un bajón en sus estadísticas. Para contextualizar, en su primer año logró anotar 7 goles. A partir de su segundo año, tras sufrir esa lesión de menisco, no ha superado los 4 goles en Liga en ninguna temporada.

Este bajo rendimiento viene acompañado de un aumento en la competencia. Primero fue Raphinha quien dominó la banda izquierda. Luego le tocó a Ferran, y ahora es Gavi quién, partiendo de falso extremo izquierdo, es el dueño de esa zona del campo. Esto ha obligado a Ansu a reducir su número de minutos. Si su forma física no es la más adecuada, todo lleva a pensar que es un jugador prescindible.

Es por ello que desde el club existe un dilema, pues no saben qué hacer con él. Quieren que siga, lo ven como un pilar fundamental para el Barça del futuro, pero una oferta podría hacer cambiar de opinión a la directiva. Sin embargo, Bori Fati, padre de Ansu, confirmó que su hijo se quedaría en el equipo para el próximo año.

Lamine Yamal, renovación prioritaria

Si Ansu Fati representa la noche, Yamine Lamal es el día: un rayo de luz y esperanza que se ha destapado como la gran promesa del FC Barcelona. Con solo 15 años ya ha debutado en Primera Divisón ante el Real Betis, donde dejó buenas sensaciones, pues estuvo cerca de marcar y repartir una asistencia.

Esto llevó a Xavi a elogiar a Yamine en rueda de prensa, y a tenerlo en consideración para los partidos que quedan hasta final de temporada. Sin embargo, tampoco debe descuidarse su situación con el filial, pues se están jugando el playoff de ascenso a 2ª división.

La irrupción de Yamine ha obligado al Barça ha mover ficha para renovarle por varios años, y la cosa va por buen camino, ya que el joven renovará con el FC Barcelona hasta 2026. Sin embargo, de cara al año que viene, la intención es que vaya entrando poco a poco en la dinámica del primer equipo y que estos partidos que quedan hasta final de temporada sean una primera toma de contacto con el fútbol de élite.

Por su parte, Lamine está viviendo un sueño. Es feliz en Barcelona, el club tiene mucha confianza en él y el joven quiere seguir quemando etapas y asentarse cuanto antes en el primer equipo, aunque ahora mismo, dada su corta edad, parece algo complicado.

Sin embargo, Xavi ya sabe de lo que Yamal es capaz de hacer. Le gusta su regate y juego asociativo, y se plantea darle más minutos en lo que resta de temporada. Asimismo, cabe destacar que uno de los objetivos de Xavi es darle continuidad a al menos un canterano por temporada. Quién sabe si será Lamine el elegido para la 2023/24.

El FC Barcelona, pendiente de ambos jugadores

Recientemente ha habido una reunión entre representantes de ambos jugadores y Jorge Mendes, agente, para esclarecer su situación actual con el club. En dicha reunión también estaba Balde, otra de las jóvenes perlas del club que debe renovarse cuanto antes.

Parece que la reunión ha ido bastante bien, que todas las partes han quedado satisfechas y, salvo un cambio de planes a última hora, tendremos a todos estos jugadores disponibles para el FC Barcelona la próxima temporada. Lamal, por ahora, con ficha de filial.