Mar. Ene 31st, 2023

Luego de dos temporadas de irregularidad física, Ansu Fati parece haber dejado atrás la sombra de las lesiones. Las constantes recaídas le tenían en una especie de bucle mental, opacando así una de sus principales cualidades: la pegada de cara a gol.

Ahora, en medio de la repartición de minutos de Xavi, el «10» del Barça ha dicho «presente» en la lucha por un puesto en el once, como uno de los tres indiscutibles de la delantera blaugrana.

Un Ansu Fati entre dudas

Hasta antes del parón del Mundial, Ansu había tenido muy poca participación en el primer tramo de la temporada con el Barcelona. Esta situación le llevó a ser duda, hasta el último momento, en la lista de seleccionados de Luis Enrique para la cita mundialista. Si bien fue convocado al máximo torneo de naciones, su incidencia en la Roja fue escaza. Tan solo tuvo minutos en el partido ante Japón y en los octavos frente a Marruecos, entrando en ambos encuentros como revulsivo, pero sin tener mayor trascedencia en el resultado.

Ansu Fati, en el partido de España ante Japon (Imagen: Sport)

Las dudas comenzaron a saltar desde el entorno culé que, como ya nos tiene acostumbrados, sembraba sobre la valía del heredero del dorsal con más historia del club. Lo cierto es que tomar la 10, en medio del contexto por el que pasaba el club hace poco más de un año, requería de mucha personalidad y Ansu Fati es un tipo que, en ese aspecto, iba más que sobrado. La cuestión era: ¿cómo recuperarle mentalmente?

El Ansu más reivindicado

En la última rueda de prensa post-partido, el técnico blaugrana dejó claro que Ansu Fati estaría en el once inicial frente al Getafe, en Liga. Con estas declaraciones confirmó las buenas sensaciones que hay después del parón del mundial. En la semifinal de la Supercopa ante el Betis, Xavi ya había destacado el momento de forma del jugador que, en los últimos cinco partidos, ha marcado tres goles, siendo importante para la clasificación del Barça a la final de la Supercopa y a los cuartos de final de la Copa del Rey.

Por el momento, Xavi ha logrado gestionar bastante bien el «caso Ansu», metiéndole de a poco para tenerle a plenitud tanto física como mentalmente. Quizá este no es el Ansu Fati más determinante todavía, pero seguro que con más regularidad, más pronto que tarde recuperará esa chispa de velocidad que le caracterizaba antes de las lesiones.

Así, el jugador que tanto destacaba por su pegada va a recordar al mundo fútbol las razones que les llevaron a la élite de este maravilloso deporte.

Un Barça que necesita de Ansu

Si bien el equipo comenzó esta temporada con una delantera plagada de efectivos, los cambios no han tardado en surgir. Memphis Depay, lejos de la Ciudad Condal; Ferrán Torres, además de estar sancionado, atravesando un momento complicado ante la exigencia del entorno barcelonista; y Raphinha, pese a tener fases de tremenda lucidez en el juego, aún se encuentra en periodo de adaptación.

Por el momento, Dembélé y Lewandowski han sido los más constantes en la delantera culé. El francés se ha vuelto la apuesta personal de Xavi desde su llegada, y el jugador le ha respondido con mayor regularidad en el juego y una gran capacidad para asistir a sus compañeros.

El polaco, por su lado, se destaca por su olfato goleador. Sus 22 tantos en los 23 partidos que lleva en este curso le colocan como el máximo artillero blaugrana. Sin embargo, los partidos en los que no se encuentra tan fino como de costumbre han sido especialmente rocambolescos para el Barça.

Robert Lewandowski y Ousmane Dembélé, en el 4-0 frente al Athletic Bilbao (Imagen: Eurosport)

El momento de Ansu Fati

Es importante que Ansu Fati recupere su nivel habitual por su valor como futbolista y como activo del club. El Barça también necesita un tercer punta que acompañe en gol a Lewandowski, y el viejo Ansu tiene las cualidades. Hoy parece haber dejado atrás la traba mental que venía arrastrando por las lesiones y será cuestión de tiempo para que recupere su mejor tono físico. Ello implica que vuelva a ser el jugador que llenó de alegrías e ilusión al hincha azulgrana aquel 31 de agosto del 2019, cuando se convirtió en el jugador más joven de la historia del Barça en marcar un gol en Liga.

Ansu Fati celebrando su gol frente al Ceuta

Por el momento, las cosas comienzan a salirle bien al «10» del Barça. En las próximas jornadas de Liga, Ansu Fati tiene la oportunidad, ahora que Lewandowski y Ferrán Torres deben cumplir su sanción, y Memphis se ha marchado rumbo al Wanda Metropolitano. Ansu está por la labor de dar un golpe sobre la mesa y crecer nuevamente desde su mejor virtud: el gol.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *