Mar. Dic 6th, 2022

La mejor generación de jugadores búlgaros, liderada por el azulgrana Hristo Stoichkov, rozó la gloria en el Mundial celebrado en los Estados Unidos en el año 94′.

Hristo Stoichkov: leyenda del Barcelona

El año 1993/1994 fue la cuarta temporada del jugador búlgaro en Can Barça. En aquel entonces, Stoichkov era todo un ídolo para la afición y había levantado 7 títulos, incluyendo la Copa de Europa del 92.

Dicha temporada fue un tanto extraña. Stoichkov anotó un total de 24 goles, la mejor marca de su etapa en Barcelona. Destaca su doblete ante el Sevilla en la última jornada de Liga, que le permitió al cuadro azulgrana levantar el título tras el pinchazo del Deportivo. Era la cuarta Liga consecutiva del conjunto dirigido por Johan Cruyff. Pero en Europa, el final fue lo más amargo posible.

El Barcelona se plantó en la final de la Champions de forma relativamente sencilla. Hristo, por su parte, anotó un total de 5 goles en las rondas previas. Solo un partido les separaba de volver a alcanzar la gloria europea y enfrente tenían al Milan de Fabio Capello, pero para sorpresa de todos, el cuadro italiano vencería por un resultado muy abultado, 4-0.

Barcelona 5-2 Sevilla. Doblete de Stoichkov

Llega la hora del Mundial

Una vez finalizada la temporada de clubes, llegaba la hora de centrarse en el Mundial que tendría lugar en tierras estadounidenses.

Bulgaria esperaba con ansias la fecha, ya que, por aquel entonces, contaban con una serie de jugadores de cierto prestigio. Liderado por Hristo Stoichkov, el cuadro búlgaro también tenía en sus filas a otras caras conocidas dentro del mundo del fútbol como Trifon Ivanov, Emil Kostadinov o Krasimir Balakov. En definitiva, una generación de la que sentirse orgulloso.

Stoichkov, por su parte, había manifestado su malestar a la hora de jugar con la selección, pero llegada la cita mundialista, eso quedó totalmente apartado. Bulgaria conseguiría llegar ese verano más lejos de lo que jamás habrían soñado.

Selección de Bulgaria en 1994 (imagen: odioeternoalfutbolmoderno)

Pase a octavos como terceros de grupo

El debut del combinado búlgaro en la cita mundialista no fue el esperado. El conjunto de Hristo cayó derrotado por 3-0 ante Nigeria y dejó unas sensaciones pésimas sobre el verde. Pero solo cuatro días después, la imagen cambió totalmente. Bulgaria venció por 4-0 a Grecia con un doblete del azulgrana y obtuvo su primer triunfo en la historia de los mundiales.

En el cierre de la primera fase, Bulgaria demostró al mundo que la actuación contra Grecia no había sido un espejismo y superó con claridad a la selección de Argentina. En el estadio Cotton Bowl, Stoitchkov abrió el marcador a los 16 minutos de la segunda mitad y Sirakov anotó el 2-0 definitivo en el tiempo de descuento. El cuadro búlgaro se aseguraba, de esta forma, la clasificación a octavos de final, donde se enfrentaría a la selección mexicana.

Bulgaria 2-0 Argentina. Mundial de1994

La fase final del Mundial: Stoichkov contra el mundo

El partido contra México tendría lugar en el Giants Stadium de Nueva York. Hristo volvió a brillar con luz propia para darle a su equipo la histórica clasificación a cuartos de final. Fue el encargado de anotar el único gol búlgaro para empatar 1-1 frente a México y llegar a la tanda de penales, donde no llegó a lanzar. Bulgaria vencía por 1-3 en la tanda y se metía entre las mejores ocho selecciones del campeonato.

El adversario en cuartos de final era Alemania, un equipo prácticamente imbatible en las instancias finales de las Copas del Mundo. Para Bulgaria, los deberes ya estaban más que hechos, pero la gente no quería despertar del sueño. Matthäus sería el encargado de abrir el marcador en el minuto 48. Sin embargo, a falta de 15 minutos para el final, apareció Stoichkov para anotar el empate y solo tres minutos más tarde Letchkov puso el 2-1 final que desató una fiesta sin precedentes en tierras búlgaras. Hristo se consagraba como el ídolo máximo de su nación.

Bulgaria 2-1 Alemania. Mundial de 1994

Un triste final para esta bonita historia

Tras aquella impresionante gesta, Stoichkov afirmó que «en este Mundial se ha demostrado a todo el mundo la calidad futbolística que hay en Bulgaria». La gente no se lo podía creer. El próximo rival, la Italia de Arrigo Sacchi, quién días antes del partido expresó su preocupación por el gran momento de la figura rival.

Sin embargo, los sueños, sueños son, y Bulgaria no pudo con el combinado italiano, que se impuso por 1-2 con doblete de Baggio. Stoichkov anotó el gol para los búlgaros firmando su sexta diana en el Mundial.

En el partido por el tercer y el cuarto puesto, Bulgaria sería sometida por Suecia y caería derrotada por 4-0, algo que dejó muy molesto a Hristo. «Estoy muy enfadado con varios del equipo. Pocos compañeros me han querido ayudar. Yo quería aprovechar el partido frente a Suecia para meter un gol más y ponerme pichichi del Mundial, pero ha sido muy difícil. He estado esperando un pase y no me han querido ayudar».

Sin embargo, a pesar de la última derrota, será muy difícil olvidar aquella selección que llegó en silencio y se ganó el respeto del mundo entero.

Hristo Stoichkov con la camiseta de Bulgaria (imagen: Marca)

Por Ángel Gómez

Redactor en Carpetas Blaugranas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *