Mar. Oct 4th, 2022

Después de una temporada complicada donde los jóvenes han tenido un papel importante, el Barça ha decidido apostar por un modelo ganador, fichando grandes estrellas o jugadores con un gran potencial por demostrar. Así, mezclando jugadores con cierta veteranía y juveniles que ya despuntan en el panorama internacional, la plantilla se ha visto modificada drásticamente, obligando al club a buscar cesiones para los jugadores que podrían tener mucha relevancia en el futuro del FCB.

Con tantas llegadas, entran en juego las cesiones. Aquellas que si bien te permiten dar salida a un jugador por un tiempo determinado, a su vez puede afectar a su forma o estilo de juego.

Nico González fue una de las cesiones más importantes del FCB hasta el momento

La importancia de las cesiones

La gran diferencia que separa al Barcelona del resto de equipos del mundo es su juego: toque, paciencia y espectáculo. Todas estas características vienen enseñadas desde la Masía, donde se concentra toda la cantera del club.

Ahora bien, cada uno de los jugadores tiene como objetivo entender el modelo, pero cuando les separas de un planteamiento que llevan años practicando, ir a un equipo con un sistema diferente puede ser un peligro. Un jugador jóven necesita jugar y sentir que está evolucionando, pero el canterano del FCB es diferente, ya que tiene el riesgo de no adaptarse al juego de su nuevo equipo. Esto, lógicamente, supondría un problema para el desarrollo del jugador. 

La Masía del FC Barcelona es conocida por ser una «fábrica» de talentos extraordinarios

Paciencia y Trabajo como factores clave

Cada año, son muchos los jóvenes que empiezan a destacar en sus respectivos equipos. Algunos por su talento y otros por la confianza del club. En el Barça no es diferente: siempre sale algún jugador que acaba llamando las puertas del primer equipo. No obstante, hay que asumir que no todos siguen los mismos tiempos. Aunque exista talento, de nada sirve si no se moldea.

Ese es el caso de Nico, Abde, o Iñaki Peña la pasada temporada. Su calidad es indiscutible, pero la necesidad de minutos se hace patente cuando no pueden disfrutar de los minutos esperados. 

Ansu y Pedri son una excepción de una explosión de talento, la cual los alojó en el primer equipo

La realidad es que no todo canterano de un gran equipo necesita triunfar desde bien joven. Hay jugadores que van a otro ritmo, que necesitan vivir otras experiencias fuera para aprender y conocer mejor su juego.

Siempre existe el riesgo de que el jugador no se desarrolle adecuadamente y acabe deambulando por varios equipos hasta encontrar su lugar, y ninguno es ajeno a esto. Sin embargo, cada futbolista quiere y tiene que sentir que cuenta con un lugar en su club.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.