Mar. Oct 4th, 2022

Nacido un 13 de julio del año 2007, Lamine Yamal es uno de los jóvenes más prometedores del futbol formativo azulgrana. Un jugador adelantado a sus tiempos que, de continuar así, dará mucho que hablar en los próximos años.

La irrupción de un nuevo talento

Desde la irrupción en el mundo del futbol del astro argentino, Leo Messi, cualquier equipo aprovecha el tirón mediático de sus promesas más destacadas en el futbol formativo para catalogarlas como ‘el nuevo Messi’. En infinidad de ocasiones hemos leído y escuchado frases típicas como «Asensio, la zurda que imita a Messi» o «Alen Halilovic, el Messi de los Balcanes». Y como estos, encontramos muchísimos más casos: Bojan Krkic, Gai Assulin, Diego Lainez o el propio Takefusa Kubo, recién fichado por la Real Sociedad.

Lo cierto es que, con casi total certeza, nunca volveremos a ver a un nuevo Messi. Pero en el fútbol formativo blaugrana se está formando a pasos agigantados «un pequeño monstruo» que, por sus características y su zurda, nos recuerda por momentos a aquel joven argentino que corría con el balón enganchado a sus pies y era capaz de deleitar al público presente pese a su temprana edad. Su nombre: Lamine Yamal.

Lamine Yamal durante un torneo de LaLiga Promises (imagen: La Liga Promises)

¿Quién es Lamine Yamal?

Lamine Yamal nació en la ciudad de Mataró un 13 de julio del año 2007. De ascendencia guineana, se trata de una de las grandes promesas de La Masía y de la selección española, con la que ya ha debutado en categorías inferiores. Es uno de esos jugadores que hoy en día son catalogados como «talento generacional» y la próxima temporada tendrá su oportunidad con el juvenil blaugrana, a pesar de ser un año más joven que los que le acompañarán.

Un jugador diferencial

Sus movimientos, sus regates, su capacidad para «oler la sangre» cuando se acerca a la meta rival, entre otras cualidades, lo convierten en un jugador diferencial al que se debe cuidar con un cariño especial. Además, pese a ser un jugador que ocupa sin problemas cualquier posición de ataque, también es capaz de jugar de mediapunta, o incluso de interior, gracias a su enorme visión de juego.

Este chico está destinado a ser una estrella en un futuro no muy lejano, aunque en un deporte tan movido por intereses como es el fútbol, es evidente que se le debe cuidar al máximo para que mantenga los pies en el suelo y sepa controlar su fama sin perder la cabeza.

Por Ángel Gómez

Redactor en Carpetas Blaugranas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.